Arquitectura

Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol

Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol

Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol

Es una parroquia muy antigua, considerada el símbolo representativo de Bollullos, de la que ya existe constancia en textos de 1361. El actual templo parroquial se construyó durante la Baja Edad Media y se encuentra ubicada en la que, durante mucho tiempo, fue la única plaza existente en el municipio, frente al Ayuntamiento.

En la visita canónica de 1704 se dice que esta iglesia tiene tres naves, con sus correspondientes arquerías divisorias, con techumbre de madera y capilla mayor abovedada. En 1731 se ordenó incorporarle la sacristía, y construir una nueva tras el altar mayor. Tras el terremoto de 1755, la iglesia y algunas casas quedaron seriamente dañadas. Pocos meses después, se finalizaron las obras de restauración. La torre actual se compone de caña, cuerpo de campanas y chapitel. El ritmo ascendente de la caña o fuste está subrayado por un panel de enmarcamiento, que configura en los ángulos unos salientes en forma de pilastras. Entre ellas, en la zona central del fuste, hay tres pequeños vanos, y más arriba un balcón con antepecho de hierro forjado. Cuatro campanas tiene la torre: la de poniente (Ntra. Sra. de las Mercedes, 1912), la del lado sur (Ntra. Sra. de las Mercedes, 1838), la de levante (Mater Pacis, 1789) y la del lado norte (Santiago, 1946).

Parroquia María Auxiliadora

Parroquia María Auxiliadora

Parroquia María Auxiliadora

Construida como fruto de la fuerte devoción suscitada en Bollullos hacia María Auxiliadora. Culmina la Avenida de la Coronación, y se inauguró el 20 de junio de 1967. El edificio es de una sola nave con paramentos de ladrillo visto y testero frontal cóncavo, en ángulo obtuso. El perfil de la cubierta adopta la forma de dientes de sierra. Está precedida de un atrio, que comunica a la izquierda con la sacristía y por la derecha con el despacho parroquial.

Inaugurada el 20 de junio de 1967 (Bendición), obra del arquitecto D. Jesús Gómez Millán. Preside el presbiterio un Cristo Crucificado (1’95 m.), Cristo del Amor, realizado por D. José Lemus García en 1967. A la derecha, una imagen de San José con el Niño, obra de serie. Al centro, la imagen de la titular de la parroquia, María Auxiliadora (1’68 m.), de Joaquín Moreno Barba, 1967. En el costado del Evangelio hay un interesante Vía Crucis firmado por “J. Lemus”, labrado en 1967 en piedra artificial blanca. En el costado epistolar hay un lienzo de la Virgen de las Mercedes, de Fernando Carrasco Ferreira firmado y fechado “Ferreira, junio 64”.

Capilla de Nuestro Padre Jesús

Capilla de Nuestro Padre Jesús Nazareno

Capilla de Nuestro Padre Jesús Nazareno

Venera las imágenes de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima del Pasmo, San Juan Evangelista, Nuestra Señora del Socorro y Nuestro Padre Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén. Tiene dos naves. La principal, con artesonado mudéjar con tirantes, comunica con la capilla mayor.

Hay constancia de su existencia desde el siglo XVIII. Consta de dos naves. La principal con techumbre mudéjar de artesa con tirantes, propia de dicho siglo, que desemboca en la capilla mayor.

La nave lateral se cubre con techumbre de colgadura. La solería de toda la ermita es de mármol blanco y gris, de Cártama, obrado por D. Francisco Jiménez Bocanegra en 1886.

En su interior conserva dos retablos barrocos y varios lienzos datados entre los siglos XVIII y XIX. El retablo que preside la capilla mayor se trata de una notable obra sevillana del último cuarto del siglo XVIII, del entorno de D. Bernardo Simón de Pineda. Ocupa la hornacina central el titular de la capilla, Nuestro Padre Jesús Nazareno (1’70 m.), obra de D. Antonio Castillo Lastrucci, de 1938.

En las repisas laterales aparecen San José con el Niño, según iconografía Roldanesca del siglo XVIII y la Virgen del Socorro (0’86 m.), imagen de candelero de hacia 1600.

En la pared del lado de la Epístola, un retablo con decoración floral pictórica del siglo XVIII. La hornacina central está ocupada por la imagen de la Virgen del Pasmo, obra de Antonio Castillo Lastrucci.

A los pies de la nave principal se alza un retablo recompuesto con elementos de hojarasca y rocalla del siglo XVIII.

Capilla Nuestra Señora de la Misericordia

Capilla Nuestra Señora de la Misericordia

Capilla Nuestra Señora de la Misericordia

La existencia de un Hospital de la Misericordia sobre el siglo XVI, dio paso a la creación de una hermandad en torno a la devoción al Santísimo Cristo Atado a la Columna y María Santísima de la Misericordia, cofradía muy popular por la figura de los sayones (romanos que iban azotando al Cristo), que recibían todo tipo de insultos. En los paramentos se exponía un interesante Via Crucis de cerámica sevillana. La capilla, destruida en 1976, obligó a sus titulares a “refugiarse” durante algunos años en la capilla de Nuestro Padre Jesús, para disfrutar de capilla propia en 1990, situada en Calle Linos, donde fué acogida con gran ilusión por todo el barrio.

La nueva capilla bendecida el 1 de abril de 1990, construida por Juan Acosta Faraco.

Es un edificio rectangular, cubierto con cielo raso, precedido de un atrio. En 1993, el arquitecto D. José Manuel Ramos Olivares, proyectó la portada, como puerta adintelada, coronada por una espadaña de dos vanos superpuestos. En ella, reside la antigua Hermandad de la Misericordia, fundada en el siglo XVI, que tuvo Hospital y Capilla propia en la actual Plaza del Sagrado Corazón de Jesús.

El Cristo Atado a la Columna (1’64 m.), de autor anónimo, fue retallado por Rafael Barbero Medina en 1950, y restaurado en 1991 por Francisco Berlanga de Ávila. La imagen de la Virgen de la Misericordia (1’65 m.), fue realizada por Manuel Vergara Herrera en 1953.

En los paramentos se expone un interesante Vía Crucis de cerámica sevillana. Tiene asimismo una imagen pequeña de la Virgen del Carmen, de taller valenciano del siglo XIX. Del convento del Corpus Christi de Córdoba procede la imagen de Santo Domingo de Guzmán del siglo XVIII. Además de un lienzo de la misma centuria en el que figura la Virgen entregando el rosario a Santo Domingo.

Santuario de Nuestra señora de las Mercedes

Se encuentra situada en un promontorio en los extramuros de Bollullos. No se sabe con exactitud la fecha de su fundación, ya que es tan antigua como la
devoción en el pueblo hacia la Virgen de las Mercedes. Circula una leyenda de que su situación en el monte de Santiago, desde donde se divisa todo Bollullos, es debida a la aparición de la Virgen de las Mercedes a un pastor por primera vez en este monte. Su planta es de tres naves con arquerías divisorias de tres arcos de medio punto sobre pilares rectangulares con impostas. Los armoniosos volúmenes exteriores responden a la estructura interior de cruz latina.

Ayuntamiento

Ayuntamiento de Bollullos

Ayuntamiento de Bollullos

Se ubica frente a la Parroquia de Santiago Apóstol. Se desconoce la fecha de su construcción, pues los archivos municipales ardieron en 1913. El actual edificio del Ayuntamiento de Bollullos Par del Condado está declarado monumento de interés local. Tiene tres plantas. Es de estilo mudéjar con arcos de medio punto.

Retablos callejeros

Azulejo de San Antonio
Azulejo San Antonio

Azulejo de San Antonio

En 1774, Don Antonio Luís Morón, como Alcalde y Diputado de la Villa, labró la fuente en Honor a San Antonio. Enmarcado en ladrillo visto formando líneas curvas en sus perfiles, aparece el azulejo de San Antonio y una lápida de mármol con una inscripción que dice:“FONS EST DIVES AQUIS, OMNES SITIENTER ADIBUNT ARCEBITQUE AVIDAM VILLICA TURBA SITIM”.

En 1982 fue declarado Bien de Interés Cultural.

 

Azulejo de San Juan

Más de 40 años de tradición tiene esta fiesta en Bollullos Par del Condado. Tres días de fiesta en los que no falta ese olor a pólvora quemada que culmina ese ciclo de ilusión de todo un año, a modo de trapo y papel, convirtiéndose en magníficas parodias de personajes populares, políticos y famosos, ficticios e irreales. Entre los días 23 y 24 de junio se celebra la velá en honor de San Juan Bautista: carreras ciclistas y pedestres, gran Cucaña y actuaciones, para terminar con la tradicional Quema de los Muñecos.