LA CABALGATA DE REYES PUSO UN BRILLANTE PUNTO Y FINAL A LAS FIESTAS NAVIDEÑAS

El buen tiempo acompañó durante la tarde en la que cientos de niños y niñas disfrutaron con el paso de Sus Majestades los Reyes de Oriente.

El frío que amenazaba a primeras horas de la mañana, pareció esfumarse a eso de las cuatro de la tarde cuando se puso en marcha la Cabalgata de la Ilusión, y es que durante toda la tarde, la temperatura acompañó el recorrido de las 9 carrozas que el Ayuntamiento de la ciudad confeccionó para este recién estrenado 2019.

Las tres AMPAS de los CEIPS de la localidad colaboraron con los niños y niñas que perfectamente ataviados lucieron en las tres carrozas que la Concejalía de Cultura confecciona cada año. Junto a ellas, las que precedían a los tres tronos de Sus Majestades los Reyes, completando una esplendida cabalgata que brilló con luz propia, color e ilusión durante todo el recorrido.

Esta edición tuvo el especial protagonismo de la Asociación APRODIMAX, que aceptó el reto planteado por el Ayuntamiento parea encarnar al Rey Gaspar, dada la renuncia de la persona que solicitó en su día ser dicho rey. Los usuarios, monitores y familiares de dicha Asociación brillaron durante todo el recorrido, haciendo visible en la sociedad bollullera la problemática de estas personas, su discapacidad, el respeto y la solidaridad que se ganan en el día a día, y que disfrutaron aun más si cabe que el resto de los integrantes de la cabalgata.

Una vez finalizada la Cabalgata, los tres Reyes bajaron de sus respectivas carrozas para, en los escenarios que había previsto la Concejalía, repartir juguetes, caramelos e ilusión a todos los niños y niñas de la localidad que lo desearon.

Previamente, durante la mañana, las carrozas estuvieron expuestas en la calle María Jesús Jiménez siendo muy visitadas por los ciudadanos a los que ya se les notaba ganas de que llegara la tarde para recibir a los reyes.

Éstos, junto a sus respectivas cohorte, visitaron las distintas capillas de la localidad, acompañados por un numeroso público que disfrutaron de la compañía de la Charanga Disonancia, y en la que se adoraba al Niño Dios y se entregaban regalos a los mas pequeños de cada capilla.

En definitiva, el pasado 5 de enero fue un gran día para pequeños y mayores, que durante toda la jornada pudieron vivir intensamente ese espíritu mágico e ilusionante que despiertan cada año Sus Majestades los Reyes de Oriente.